UA-205122526-1 UA-205122526-1
 

Lo que los Líderes Organizacionales Pueden Aprender del Juego del Calamar


Por Sabrina Wijaya de SHL

16 de noviembre de 2021


Advertencia: ¡alerta de spoiler! Si no ha visto Squid Game, puede verlo en Netflix .


Recientemente, El Juego del Calamar está arrasando en el mundo. Para aquellos que no la han visto (pero no les importa un spoiler), es una oscura serie coreana que sigue la historia de Gi-Hun (jugador # 456), un divorciado jugador compulsivo y chofer endeudado, que aceptó participar en un juego para saldar su deuda y, sin que él lo supiera se trataba de un juego peligroso. Durante el juego, formó un equipo con Il-Nam (jugador n. ° 1), Sang-Woo (jugador n. ° 218), Ali (jugador n. ° 276) y Sae-Byeok (jugador n. ° 67), y juntos navegaron por el mortal torneo a lo largo de la serie.


Además de las imágenes llamativas, la actuación conmovedora de los actores la trama fuerte, lo que fascina de esta serie conmovedora es que contiene mensajes sociales multidimensionales y lecciones de vida. Si bien es una advertencia sobre cómo el dinero puede arruinar vidas, también hay algunas lecciones de administración importantes que los líderes organizacionales pueden aprender.

En el mundo de los negocios, los líderes organizacionales son los jugadores y el mercado es el maestro del juego: decide los desafíos a los que se enfrenta, y quien sea lo suficientemente reactivo y tenga la mejor estrategia será titulado como campeón. Ya hemos visto la prueba durante la pandemia. Las organizaciones que pueden adaptarse rápidamente a los cambios y anticipar las demandas futuras son aquellas que sobreviven a la confusión.


En general, hay cuatro aspectos clave de una organización: diseño, cultura y experiencia, mentalidad de aprendizaje y liderazgo. Para mantenerse a la vanguardia en un mundo en constante cambio, se necesita construir un ecosistema interno que pueda soportar cambios no solo en el presente sino también en el futuro.

En este blog, analizaré "El Juego del Calamar" y haré una comparación con cada aspecto organizacional y lo que puedes hacer para preparar a tu organización para el futuro. ¡Así que prepárate y toma unas palomitas de maíz!


1. Diseño


Las metas determinan los resultados En el primer desafío, Luz roja, Luz verde, Sang-Woo descubrió que la clave para conquistarlo es moverse rápidamente mientras se esconde detrás de los otros jugadores. Mientras que la mayoría de los demás todavía estaban en modo de pánico y fueron eliminados, logró llegar a la línea de meta.


En la vida real, enfrentamos varios desafíos con varios niveles de complejidad. En el momento en que nos vemos afectados por un problema, experimentar miedo y confusión al principio es normal. Para superar este impacto inicial, es clave concéntrese en sus objetivos y pensar en cómo quiere trabajar en los desafíos y lo que va a ser necesario para lograrlos.


La estructura ágil da como resultado la eficiencia: Durante el período de apagón cuando todos los jugadores se aniquilaron entre sí debido a que la muerte de cada jugador significaba más dinero agregado a la alcancía, Gi-Hun, Ali, Sae-Byeok, Il-Nam y Sang-Woo formaron una alianza y un sistema de vigilancia nocturna, operando por parejas, en lugar de protegerse solos, ya que no tenían ningún interés en participar en el caos. Crear una red de equipos permite resolver problemas rápidamente y avanzar para abordar el siguiente desafío, especialmente en tiempos de crisis. Además, también fomenta la cooperación rápida en caso de que un miembro del equipo se sienta abrumado.


2. Cultura y experiencia


La inclusión te ayudará a ganar Durante el juego de canicas, se pidió a los jugadores que formen una pareja. Sin embargo, una jugadora, Han Min-Nyeo (jugador # 212) no fue elegido por nadie. Para sorpresa de los demás, automáticamente pasó por el siguiente desafío y se salvó de experimentar la despiadada traición que resultó ser la ronda de mármol. En la cultura coreana, se la considera la kkakdugi, que es un término utilizado en los juegos de niños para describir el eslabón más débil del grupo que adquirirá una habilidad especial, generalmente en forma de inmunidad. El concepto es enseñar a los niños a ser considerados e incluir a todos, sin importar cuán débil o diferente parezca alguien, para que todos puedan disfrutar del juego y beneficiarse juntos de él. En el lugar de trabajo, debe construirse una cultura en la que la inclusión se tome en serio porque una vez que todos estén unidos y nadie se quede atrás, podrán avanzar en la misma dirección hacia el éxito. Lo que la sociedad puede percibir como una debilidad, puede traer habilidades especiales que ayuden a todos a avanzar juntos. Eventualmente, disfrutar de los beneficios de la inclusión.

¡Trabajo en equipo, trabajo en equipo, trabajo en equipo!

A lo largo de la serie, el tema del individualismo fue destacado. Pero lo que me llamó la atención es cómo el trabajo en equipo fue lo que ayudó a muchos de ellos a sobrevivir. Un ejemplo memorable es durante el juego de tira y afloja en el que el equipo de Gi-Hun estaba formado por personas de diversos orígenes, etnias y edades. No eran el equipo más fuerte físicamente, pero contra todo pronóstico, ganaron porque escucharon la estrategia de Il-Nam, a pesar de que puede parecer la persona más débil de todo el torneo. Además, la combinación del liderazgo de Gi-Hun y la táctica de último minuto de Sang-Woo también ayudó a sellar la victoria. La verdadera clave del éxito es superar las diferencias, escuchándose unos a otros y profundizando juntos.

El propósito impulsa la acción

A simple vista, parece que todos los jugadores estaban sedientos de dinero. Pero su motivación iba más allá del dinero. Gi-Hun quería obtener la custodia de su hija y pagar la medicación adecuada para su madre, Sae-Byeok quería ayudar a su madre a cruzar la frontera desde Corea del Norte, Ali quería dar una vida mejor a su familia y Sang-Woo quería evitar que le quiten la posesión a su madre, ya que la utilizó como garantía en algunas inversiones fallidas. Un propósito más elevado que el mero dinero o las ganancias es el que engrasará el motor de una organización: su gente. Por lo tanto, es importante saber exactamente lo que quieren lograr juntos como organización.


Valores compartidos vs alineación de habilidades

El Juego del Calamar también nos enseñó que el éxito no se trata solo de alineación de habilidades, sino también de principios y valores compartidos. Las amistades de los personajes ayudaron a todos a profundizar en el juego. Fomentar una conexión basada en valores compartidos puede llevarlo lejos y es mucho más sostenible que cuando se basa en la mera alineación de habilidades.


En el mundo de los negocios, los líderes organizacionales son los jugadores y el mercado es el maestro del juego: decide los desafíos a los que se enfrenta, y quien sea lo suficientemente reactivo y tenga la mejor estrategia se titulará como campeón.


3. Mentalidad de aprendizaje


Los gambitos pueden cambiar el juego: En el juego de tira y afloja, la táctica de Sang-Woo era soltar la cuerda durante unos segundos para hacer que el otro equipo perdiera el equilibrio. Todos pensaron que estaba loco, ya que era un movimiento tan arriesgado hasta que se demostró que era efectivo. Ser valiente, tomar riesgos y estar dispuesto a aprender es necesario para seguir adelante. Especialmente cuando los tiempos son inestables como ahora, hacer un movimiento atrevido pero estratégico abrirá oportunidades.


Aprender de los errores es crucial: Uno de los desafíos más desgarradores, el puente de vidrio, demostró la importancia de aprender de los errores. A veces, solo tienes una oportunidad de hacer una cosa bien. Necesitas aprender de los datos pasados ​​y decidir su próximo movimiento basándose tanto en su experiencia como en la de los demás. Su posibilidad de ganar aumentará gradualmente cuando desee aprender y escuchar activamente a los demás.


4. Liderazgo


Lidera con sabiduría: Como mencioné antes, en el desafío del tira y afloja, Il-Nam dio algunos consejos para salvar vidas basados ​​en su experiencia de infancia y asignó a cada persona un papel en el partido. Los buenos líderes saben cómo colocar a las personas en los roles correctos y construir estrategias basadas en la experiencia y el conocimiento.


La creatividad es la clave del éxito: Durante el desafío del panal, donde a los jugadores se les dio a cada uno un caramelo con una forma en el medio y una aguja para romper el caramelo, Gi-Hun recordó que el azúcar se derretía cuando estaba en contacto con el agua. Entonces, en lugar de tratar de romper el caramelo con la aguja, lamió el área alrededor de la forma. Los líderes deben estar preparados para desafiar las normas comunes y pensar de manera innovadora. Ver las cosas de manera diferente y ser creativo es crucial para ayudarlo a lidiar con la incertidumbre.


La compasión importa, ¡mucho!: Gi-Hun, el ganador, fue uno de los únicos jugadores que se preocupó por el valor de la amistad y la vida humana. Siempre se aseguraba de que su pequeño equipo de inadaptados permaneciera unido y se protegieran entre sí. Puede que no sea el más fuerte ni el más inteligente, pero incluso el último juego, su apuesta con Il-Nam, demostró que al creer en el bien de las personas, también se puede ganar. ¿Qué podemos aprender de él? Debes ser amable y creer en tu gente. Ser un líder humano y empático es clave para navegar por el futuro incierto.


El Juego del Calamar nos recuerda que los jugadores fuertes no forman grandes equipos. Lo que hace que un equipo u organización sea grandioso son los líderes estratégicos y compasivos que tienen una visión y un propósito claros, estimulan a su gente para que aprendan, crezcan y trabajen de manera ágil, incorporen la inclusión dentro y fuera de la organización y puedan fomentar relaciones genuinas entre su gente. En última instancia, esas son las cualidades que pueden hacer que una organización sea resistente y esté preparada para los desafíos futuros.

Si quieres que tu equipo triunfe, escríbenos a contacto@talentpro-latam.com y te ayudaremos a construir un equipo sostenible y resistente en tu organización.